Noticias | Planes

Viajes

Cerdeña, la esencia del Mediterráneo

La isla italiana es punto de encuentro de las diferentes culturas y antiguas civilizaciones que crecieron a orillas del mar y ofrece más que sol y playa
02-11-2016 10:49
0 votos
Más allá del sol y de las aguas cristalinas de la conocida Cagliari y la Costa Esmeralda, Cerdeña ofrece otros atractivos al viajero. Una rica gastronomía así como una variedad de paisajes marcados por la historia hacen que la isla resulte atractiva durante cualquier época del año. Cerdeña es la definición máxima de Mediterráneo, ya que, por su ubicación, en ella se juntan tradiciones, costumbres y productos típicos de todas las orillas del mar. Con una superficie ocho veces mayor que Mallorca, los sardos recomiendan centrarse en una zona de la isla si el viaje es corto, o visitar dos puntos de la geografía si la estancia es más larga.

Las carreteras se convierten en las mejores aliadas para conocer la isla: recorren los surcos de la costa y ofrecen grandes vistas. Además, durante los trayectos de una a otra localidad es habitual descubrir torres aragonesas –de cuando la isla formó parte de la Corona d'Aragó (1326-1718)–, y grandes construcciones megalíticas (1800-500 aC) llamadas naguras.

Por esto, lo más recomendable es moverse en coche y como el propio, no hay nada. Grimaldi Lines mantiene de cinco a dos conexiones semanales desde Barcelona a Cerdeña, con grandes ofertas. Con un poco de antelación, se pueden adquirir los billetes con hasta un 30 % de descuento o embarcar el coche gratis. Este servicio es una ventaja para poder moverse de forma autónoma por diferentes municipios sardos y llegar a rincones a los que no llega el transporte público. Además, las conexiones en avión desde España a la isla son escasas y no se mantienen durante todo el año y el ferry proporciona un mayor descanso y un viaje más tranquilo. Los ferrys de Grimaldi Lines ofrecen suites con grandes ventanas en las que se ve el mar, restaurante a la carta donde ir preparando el paladar a la cocina sarda antes de la llegada, y una oportuna cafetería en la proa, donde poder tomar un café o un bocadillo disfrutando de la brisa del mar.

La llegada es a Porto Torres, y antes de abandonar el municipio, la basílica de San Gavino es parada obligatoria. Construida entre 1030 y 1080, es una de las representaciones más importantes del románico europeo del siglo XI y la iglesia más grande y antigua de Cerdeña. También es peculiar su entrada lateral, y no en la fachada como suele ser habitual. En la cripta se encuentran las reliquias de San Gavino, trasladadas desde la pequeña iglesia de San Gavino al mare, en la misma localidad.

A 35 km de Porto Torres está Castelsardo, municipio de casi 6.000 habitantes que cuenta con una muralla y un castillo del siglo XI, que domina desde lo más alto. En su interior se puede visitar el Museo del Trenzado Mediterráneo, que muestra la tradición sarda de hacer cestos y elementos decorativos a mano, que también se puede descubrir en las casas y pequeños comercios de la zona.

L'Alguer e Isola Rossa

La localidad de l'Alguer tiene un coqueto centro histórico amurallado, por el que se disfruta paseando por las calles que se conservan empedradas. Además, también quedan en pie edificios de estilo gótico catalán, único en Italia. Además uno de los principales monumentos es la Catedral de Santa María. Junto al puerto se alza la muralla, y desde la parte alta de la construcción se observa el mar y se puede comer o cenar en los restaurantes situados en un paseo que hace de balcón al mar.

Junto a la localidad, en la que todavía se habla catalán, se encuentra el Parque de Porto Conte, un gran espacio natural de 53 km2 gestionado por una cooperativa. Es ideal para recorrer a pie, en bici o en un tour que ofrecen con vehículos eléctricos. Una vez se pasa una zona boscosa de pinos, se llega a acantilados y cabos, como capo Caccia, desde donde contemplar grandes vistas al mar y a pequeños islotes cercanos a la costa, como la isla Foradada o la isla Piana. En la reserva natural deambulan animales salvajes, como caballos y burros sardos albinos, más pequeños que los comunes y blancos a simple vista de los visitantes.

La sede del parque es una antigua cárcel, construida en 1930 y que funcionó como centro penitenciario de 1941 a 1962. Ahora, es un museo que recuerda esos años gracias a la labor de actuales presos sardos, que han realizado tareas de documentación. El museo ofrece una visita interactiva en la que sentir cómo era la vida entre rejas y conocer algunos testimonios, todo a través de fotografías, vídeos y cartas antiguas manuscritas.

A 90 km de l'Alguer está la Isola Rossa, una zona de playa conocida así por el color rojizo de la piedra calcárea de sus calas y de la arena, con complejos en los que poder descansar después de los paseos por la ciudad y al parque.

Gastronomía y productos típicos

El visitante del noroeste de Cerdeña no puede abandonar la isla sin probar algunos de los platos más típicos, como la fregola. Se trata de una pequeña pasta de forma circular hecha simplemente a base de sémola y agua. Se puede comer con aceite de oliva y queso de oveja, ambos productos también típicos de la zona, o con marisco. Además, en l'Alguer cocinan con ella la «paella algherese», que inventaron como homenaje a la historia de la ciudad por el 900 aniversario de su fundación.

Queso de oveja, aceite de oliva, pasta, miel o licor de mirto –balla azulada típica de la isla–... y otros productos elaborados de forma artesanal se pueden adquirir en haciendas próximas al parque de Ponto Conte especializadas en agroturismo. El vino vermentino, el "filu 'e ferru" (aguardiente), el pan de carasao o la bottarga (huevas de pescado secas y saladas con agua de mar) –con la que se cocinan, por ejemplo, espaguetis–, son otros productos típicos de la isla. Como postre, hay que probar las seadas: una especie de empanadas fritas rellenas de un suave queso, servidas con miel.

Aunque en las zonas costeras abunda el marisco y el pescado fresco, en Cerdeña también es tradicional el cordero, ya que históricamente la población se ha concentrado en el interior de la isla, para evitar los numerosos peligros que llegaban por mar. «¡Hay un millón y medio de sardos y tres millones de ovejas en la isla!», bromean los habitantes. Así, el desarrollo de los municipios de costa, igual que la cocina con marisco o la pesca, son fenómenos relativamente jóvenes, de hace unas décadas, cuando ya no existe la amenaza de la llegada de corsarios ni piratas.

Entre los souvenirs, se encuentra la bisutería de coral rojo, muy abundante en las tiendas de l'Alguer.

Visitar Cerdeña es una oportunidad para disfrutar de la gastronomía, la naturaleza y las huellas que la historia ha ido dejando en esta isla, crisol de culturas y máxima esencia del Mediterráneo. La isla ofrece preciosos escenarios para fotografiarse, tanto en las ciudades –con restos y edificios históricos– o en la naturaleza, ya sean los bosques, las calas o las playas. Las temperaturas agradables, la brisa del mar y el carácter abierto y amable de los sardos hacen de este un viaje para disfrutar y repetir.

Dónde comer y dormir: recomendaciones

CASTELSARDO: Hotel Riviera y Restaurante Fofò: donde disfrutar del marisco más fresco –que tienen vivo y cuidado en sus instalaciones hasta el momento de cocinarlo– y espaguetis con bottarga.

L'ALGUER: Hotel Catalunya y Blau Sky Bar (con magníficas vistas a la muralla y al club náutico, junto al centro de l'Alguer y donde se puede disfrutar de increíbles puestas de sol en el mar); Restaurante The King's (en la parte superior de la muralla y con todas las especialidades de pasta y cordero típicas de la zona); Restaurante La Pergola (donde probar la fregola y la paella algherese), Hotel Punta Negra (con habitaciones que dan al mar, acceso directo a la playa y piscina), Cantine Parpinello (bodega que elabora diferentes vinos típicos sardos, como el vermentino)

ISOLA ROSSA: Hotel Marinedda Thalasso & Spa y Hotel Torrerruja, del grupo Delphina, para obtener el máximo relax en un complejo de pequeñas casas, totalmente integradas en el paisaje, on servicios de thalassoterapia. De cinco y cuatro estrellas, respectivamente. El restaurante a la carta así como el buffet ofrecen platos de una gran calidad y para todos los gustos, con gran oferta de pastas, pescado, carne y postres. Atención excelente.

Cómo llegar: en ferry

Grimaldi Lines tiene varias conexiones a la semana de Barcelona a Porto Torres. El viaje dura unas 12 horas. Los dos ferrys que hacen el trayecto (el Cruise Roma y Cruise Barcelona) son de última generación, con 411 camarotes climatizados con baño y ducha, 50 junior suites, 18 Owner's suites, 150 butacas, restaurante a la carta, self-service, cafetería, piscina con bar y restaurante fast-food, discoteca, casino, health center y sala de juegos para niños, entre otros servicios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

Actualidad

Terra Mítica incorpora por primera vez la realidad virtual 360

La realidad virtual 360 llega en exclusiva a Titánide, la montaña rusa invertida del parque temático de Benidorm, Terra Mítica

Nantes, el ave fénix del arte

La capital del País del Loira se reinventa un verano más para convertirse en el epicentro cultural de Francia

Grandes vistas en Santa Llúcia

La ermita de Santa Llúcia y Sant Benet de Alcossebre está en plena serra D'Irta y cuenta con el distintivo de BIC - Son tres caminos los que pueden tomar para hasta llegar al lugar más característico y visitado de esta localidad del Baix Maestrat


Cine Kinépolis Valencia

Cine Kinépolis Valencia

Un multicine con amplia y variada programación en 24 salas. Los cines Kinépolis de Paterna destacan por su calidad de imagen y de sonido.
Cartelera del Cine Kinépolis Valencia