Noticias | Críticas de Cine

'En la vía láctea': Imaginación sin fronteras

Kusturica sigue apostando por un cine creativo y personal donde el factor humano es lo importante
20-07-2017 08:34
0 votos
Mónica Bellucci, interpretando a Nevesta. YouTube

Mónica Bellucci, interpretando a Nevesta. YouTube

Ha suscitado todo tipo de reacciones desde que se presentó en el Festival de Venecia, recibiendo enormes elogios y algunas críticas y demostrando que el director Emir Kusturica sigue apostando por un cine creativo y personal, con elementos surrealistas y en algún caso desconcertantes que denotan una imaginación sin límites y un apego enorme por la fantasía. Porque como señala la cinta en sus títulos de crédito ésta es una película basada en tres historias reales y en miles de fantasías. En ellas ha volcado el prestigioso responsable de 'Papá está en viaje de negocios', 'Gato negro, gato blanco' y 'Undergoround' toda una pléyade de ingredientes que sorprenden y fascinan al espectador. Siete años después de su anterior largometraje, 'Prométeme', certifica que en su filmografía cabe de todo excepto la monotonía y la ausencia de ideas.

Empeñado en cuidar la factura estética y la paleta de intensos colores, el director ha ubicado su película en una primavera que aporta vida a todo el entorno natural y en el que una serie de animales, algunos propios de una granja pero otros, especialmente las serpientes, con su carga de crueldad y de muerte, conforman una pasarela más que sorprendente en la que desfilan, entre otros, el halcón peregrino, las ocas, el burro y las gallinas. Lo peor es que son tiempos todavía de guerra en los Balcanes que contemplan enfrentamientos armados y, por supuesto, heridos y muertos, aunque priva siempre el factor humano sin concesiones a un planteamiento dramático. Por suerte la contienda no tarda en terminar y a pesar de que se rompen a menudo los compromisos adquiridos, la felicidad vuelve a abrirse paso, sobre todo para Kosta, un lechero incorporado por el propio realizador, que va a contraer matrimonio con la bella campesina Milena pero que finalmente se enamora de una misteriosa italiana, Nevesta, que comparte plenamente sus sentimientos.

Es así como se abre paso a una segunda mitad más discutible, pero sin duda también hermosa, que conduce la cinta por senderos fantásticos y emocionales y que recurre a una preciosa metáfora antibélica que pone en la picota la tragedia de las minas antipersonas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deja tu comentario
La directora británica estrena en el festival una comedia que termina con mucha sangre