Noticias | Críticas de Cine

Críticas de cine

'El último acto': Lecciones para aprender

El magnífico trabajo del actor británico Brian Cox destaca en un estimulante film con ecos a 'Intocable'
15-11-2016 07:38
0 votos
El actor británico Brian Cox protagoniza 'El último acto'. Twitter

El actor británico Brian Cox protagoniza 'El último acto'. Twitter

'El último acto'

  • Dirección: Janos Edelenyi
  • Guión: Gilbert Adair, Tom Kinninmont y J. Edelenyl
  • Fotografía: Tibor Mathe
  • Música: Atti Pacsay
  • Intérpretes: Brian Cox, Coco Konig, Anna Chancellor, Emilia Fox, Karl Johnson, Selina Cadell, Andrew Havill, Roger Moore, Richard Ridings, Andor Lukats
  • Nacionalidad: Británica
  • Duración: 89 minutos

Se mueve con enorme fluidez entre un humor no exento de dolor y un drama que especula en torno a la vida, la enfermedad y la muerte. Es, de hecho, una comedia dramática que se erige en un producto más que estimulante y a la vez inteligente vinculado estrechamente a la figura de un ilustre actor británico, Sir Michael Gifford, que pasa por un trance muy delicado. Enfermo de una dolencia degenerativa, una variedad agresiva de parkinson, su tremendo carácter no acaba de aceptar su realidad, que le obliga a menudo a usar la silla de ruedas y a depender de su familia, especialmente de su hija Milly, que actúa con mano de hierro en los cuidados y régimen de medicación que ha de seguir.

Más comprensiva es su examante y más tarde esposa Sophia, que se preocupa más de encontrar a la persona, una asistenta o cuidadora, que lo trate con cariño y que despierte sus mejores sensaciones, algo que parece imposible y que le ha costado el puesto a todas las candidatas al mismo. Es precisamente en esa coyuntura en la que aparece Dorottya, una joven húngara aspirante a actriz, que se va a ganar esa enorme y difícil responsabilidad con su ternura, su cariño y su capacidad para soportar los desaires y el genio insoportable de Sir Michael.

Como sucedía en la cinta francesa 'Intocable', con argumento muy similar, Dorottya encontrará ese punto que convierte a una 'fiera' en un ser humano. Tanto es así que será decisiva en romper una tradición inamovible en las costumbres de su señor, la de no asistir a ningún acto de homenaje que a menudo organizan los medios de comunicación.

Estimulado por un impulso vital que es fruto de las ilusiones que le ha generado Dorottya, decide contra el criterio familiar que acudirá al último acto de su vida, la lectura de un discurso en la sesión de entrega de un prestigioso galardón de la crítica. Los espléndidos resultados que emanan de la película hay que buscarlos en la soberbia interpretación del inglés Brian Cox; en la dirección del cineasta magiar Janos Edelenyi, realmente magnífica y sorprendente, y en el resto de actores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deja tu comentario
El cineasta galo gustó, y mucho, con 'L'amant double', un thriller erótico con [..]